Muchos tienen miedo a sufrir represalias y optan por callar. Pero otras víctimas sobrevivientes de la brutalidad policial y militar (porque, sin dudas, también son víctimas) optan por un luto activo. En un ejercicio de dignidad y valentía, se atreven a desafiar al Estado que les arrebató a sus familiares. Saben que las pérdidas son irreparables y que la administración de justicia en Venezuela no es confiable, pero igual perseveran en la legítima exigencia de justicia

Entrada 1 - Foto principal historia 1 si

Viana Rangel reclama al Ministerio Público una investigación eficiente de la muerte de su hermano Víctor Alejandro Rangel Maita, quien el 13 de mayo de 2019 habría sido ejecutado por funcionarios de las FAES, en medio de una razia en la calle 17 de Los Jardines de El Valle. El fallecido, de 32 años de edad, tenía antecedentes penales y ello habría sido la excusa para asesinarlo.

 
Entrada 2 - Foto historia 2_edited.jpg

Miriam del Valle Gamarra relató que en el Ministerio Publico le dijeron que el asesinato sistemático de hombres jóvenes, como su hijo Luis Alfredo Ariza Gamarra, de 21 años de edad, correspondía a un lineamiento impartido desde lo más alto del poder en Venezuela. El propio Nicolás Maduro se encargaría de confirmarlo el 17 de julio de 2019, cuando públicamente expresó todo su apoyo al grupo comando de la Policía Nacional Bolivariana.

Siete funcionarios policiales, entre ellos el supervisor de las FAES y director de la Policía Municipal de Brión, José Miguel Oliveros Gómez, fueron detenidos e imputados por la presunta ejecución judicial de Fernando Alexis Lira y Eligio Alexander Duarte Barrios.   Sorpresivamente, la fiscal Clarissa Espinoza se puso del lado de los presuntos homicidas y el caso quedó enredado en la burocracia judicial.

Entrada 4 - Foto principal historia 4 ne

Tairuma Moreno hizo todo lo que estuvo a su alcance para salvarle la vida a su hijo Giovanni Alejandro Contreras Moreno, de 19 años de edad. Un mes antes de que las FAES lo sometieran, lo sacaran de la casa de su abuela y lo asesinaran de cinco disparos al pecho, el joven había sido amenazado de muerte. Los homicidas aprovecharon una razia en el barrio El 70 de El Valle para ejecutar la amenaza.

Entrada 5 - Foto historia 5 negra.png

Desde que las FAES mataron a su hijo Leonidas Rafael Ordosgoiti Gil,  de 30 años de edad, María canaliza su duelo a través de dos rituales: a diario espera que “Junior”, como la familia llamaba al fallecido, le pida la bendición por las mañanas, y cada semana viaja de El Junko a Caracas para impulsar la investigación del Ministerio Público.

Entrada 6 - Foto principal historia 6 si

Kiansi Coromoto Garnica Navarro repite y repite que su hijo no era un delincuente. Sus vecinos de Jardines del Ávila, en Turumo, respaldan tal convicción. Heber Giovanny Escobar Garnica, de 34 años de edad, fue detenido por la GNB. Estuvo amarrado a un poste de luz y le colocaron un cartel: “Aquí hay un ladrón”. La imagen circuló por redes sociales. 24 horas después, estando bajo custodia militar, el hombre falleció por una herida de arma blanca en el cuello.